Saltar al contenido

El ordenador más pequeño del mundo

9 abril, 2015

 MichiganMicroNOTE

  Aproximadamente cada década se desarrolla una nueva clase de tecnología, con una nueva plataforma de programación, de red e interfaz. La evolución de la tecnología deriva en productos cada vez más pequeños, los primeros ordenadores ocupaban grandes superficies debido a su tamaño y al tipo de tecnología que se utilizaba en la época. Actualmente disponemos de ordenadores personales e incluso smartphones que con una fracción de tamaño de las tecnologías anteriores tienen una potencia y un rendimiento superior.

  La universidad de Michigan ha anunciado recientemente la creación del ordenador más pequeño jamás construido, el Michigan Micro Note. El diseño de este dispositivo le proporciona un tamaño tan reducido como un grano de arroz, apenas ocupa un milímetro cúbico. 

Sus creadores han diseñado el modelo basado en capas comunicadas entre sí mediante el protocolo conocido como MBus, un sistema de interconexión universal creado específicamente para este dispositivo, de este modo el Michigan puede concebirse para una tarea concreta y modificar su función posteriormente, permutando las capas que forman el dispositivo.

  Por ahora el Michigan Micro Note es capaz de realizar fotografías (160×160), registrar niveles de presión o temperaturas.  

  Según los investigadores, este ordenador podrá implementarse en una gran variedad de sistemas. Gracias a su reducido tamaño, es perfecto para utilizarse dentro de aplicaciones del cuerpo humano, pudiendo registrar temperaturas y presión,  e incluso llevar a cabo electrocardiogramas. Por otra parte, la industria del petróleo también ha mostrado interés en este dispositivo con el fin de usarlo el mantenimiento de tuberías y gasoductos.

  Además este tipo de tecnología podría usarse para localizar objetos, como nuestras llaves o cualquier cosa que consideremos tener información.

   Este ordenador autónomo ha sido desarrollado durante una década por expertos del Departamento de Ciencias de la Computación de la Universidad de Michigan. El mayor problema para crear un dispositivo autónomo y de dimensiones pequeñas  es la autonomía del mismo. Para solucionar esto, la alimentación se realiza mediante energía solar para suministrar la energía a sus pequeñas baterías, con el mínimo consumo.

  El mundo tecnológico esta en pleno desarrollo en el Internet de las cosas, con empresas como Intel en pleno desarrollo de hardware para este ámbito. Habrá que ver cómo evoluciona esta tecnología.

  Esperamos que está información haya sido de vuestro interés, ahora os toca a vosotros: ¿Que os parece el camino que está tomando el sector de la computación? No olvidéis poner vuestra opinión y experiencia abajo, en la sección de los comentarios.  

Más información Universidad Michigan