WannaCry se extendió gracias a las versiones piratas de Windows

Últimamente solo se habla de una cosa: el ataque masivo con el ransomware WannaCry. Un grupo de hackers aun sin identificar (aunque se cree que podrían venir de Corea del Norte), puso la semana pasada en jaque a todo el planeta con un secuestro masivo de información. El ataque comenzó en la compañía española Telefónica, pero a las pocas horas empresas de todo el mundo se vieron afectadas. ¿Cómo pudo ser posible una extensión tan masiva del ataque?

wannacry secuestro

La pirateria de Windows ayudó a la extensión de WannaCry

Pues los últimos informes de expertos en ciberseguridad apuntan a que buena parte de la culpa la tuvo Windows. No os preocupeís, no es por un error de Microsoft, sino por la piratería de sus sistemas operativos. La semana pasada se publicó que Windows 10 ya estaba instalado de forma legal en 500 millones de dispositivos, pero el grueso de la población mundial aun utiliza versiones antiguas del SO, de las cuales se calcula que cerca del 50% podrían ser copias pirateadas.

Como es lógico, las copias pirateadas no suelen recibir soporte oficial de actualizaciones (existen algunas excepciones con determinados “cracks”, pero no es lo más extendido). Buena parte del grueso de actualizaciones que se lanzan para Windows son utilidades de defensa, mejoras de las bases de datos de virus, etc. Las copias piratas no pueden contar con esta ayuda defensiva y deben contar exclusivamente con los antivirus, que en muchas ocasiones también son pirateados o no se encuentran actualizados.

Wannacry ataque

Esta es la pantalla que aparece en los PCs infectados

Una brecha de seguridad

Los hackers autores de WannaCry encontraron aquí un filón para propagar la extensión. Según lo que sabemos hasta el momento, el ramsomware, tras infectar un PC, realizaba una llamada masiva utilizando un dominio libre de Internet, lo cual permitía redirigir el virus a otros tantos PCs y así aumentar la diseminación tras repetir el proceso varias veces. Muestra de ello es que los lugares más afectados por WannaCry han sido Rusia y sobre todo China, los dos países del mundo donde mayor número de copias piratas de Windows se encuentran.

Sigue siendo común que empresas enteras o incluso universidades instalen en sus todos sus ordenadores licencias piratas de Windows, lo cual supone una puerta de entrada perfecta a malware como WannaCry y de otro tipo. Una de las razones por las cuales Microsoft permitió que se actualizara a Windows 10 de forma gratuita incluso a las licencias piratas fue esta. El objetivo de la compañía americana era reducir el enorme nicho de copias no seguras que podían servir de repetidor para futuros ataques que incluso dañasen a sistemas oficiales seguros, como las copias legales de Windows 10.

wannacry empresas

La mejor solución pasa por aumentar la seguridad

¿Qué opinas del pirateo de sistemas operativos y sus consecuencias? ¿Crees que volveremos a sufrir ataque de WannaCry? deja todas tus respuestas en la caja de comentarios y no olvides actualizar Windows.

Daniel Jurado Sánchez

Enfermero y gran apasionado de la tecnología y videojuegos. Trato de trasmitir mi amor por este gran mundo plasmándolo en una información actual y de calidad

También te gustará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *